miércoles, 18 de julio de 2012

Deva. No sólo pasó en Deva

Muy buenas:

Hoy toca lección de historia, que nunca viene mal. Hace unas semanas dedicaba un post a la iglesia de San Salvador de Deva, en aquella ocasión os contaba un poco su historia y evolución. Pues hoy voy a intentar contextualizar y encontrar similitudes entre San Salvador de Deva y otros edificios religiosos de la Península Ibérica.

San Salvador de Deva
Este es el aspecto actual de San Salvador de Deva tras más de mil años de obras y reconstrucciones

San Salvador de Deva es el único vestigio existente en Gijón / Xixón, del Arte Asturiano Prerrománico y Románico. Se ha podido comprobar que fueron edificadas otras iglesias en la misma época; por ejemplo, San Julián de Lavandera, solamente queda un pedazo de cancel, expuesto en el Museo Arqueológico Provincial.

San Salvador de Priesca
 Con la iglesia de San Salvador de Priesca, en Villaviciosa comparte no sólo el nombre

Arco completo y arranque de otro. Se encuentran en el lado norte de la iglesia. Podrían haber formado parte de un grupo de tres siguiendo el modelo de Priesca y Santo Adriano de Tuñon, ambos pertenecientes al último período constructivo del estilo asturiano, Priesca toma como modelo a San Miguel de Lillo.

Sto Adriano de Tuñon




En su interior se encuentran los arcos similares a los que hubo en Deva

Santiago de Gobiendes


La techumbre de la iglesia sería de madera tal y como sucede en Santiago de Goviendes.

En Villaviciosa, se encuentra el Monasterio de San Salvador de Valdediós. En este caso los elementos arquitectónicos que relacionan este edificio y el templo parroquial de Deva son una columna y un capitel. Se encuentran en el cementerio y estaban en la puerta que comunicaba la sacristía con la antigua iglesia. Otro capitel se encontró en el año 1985 durante unas obras, éste tiene un dibujo labrado en muy buen estado de conservación. Representa un follaje primorosamente labrado, en línea realzada, al estilo de encaje. La técnica empleada y la naturaleza dee la ornamentación sólo tienen paralelo en nuestro arte con los capiteles de la puerta principal y del pórtico real o lateral de San Salvador de Valdediós.

San Salvador de Valdediós
En el precioso lugar de Valdediós se esconde esta joya arquitectónica.

La lápida de consagración. Se conserva sobre el dintel de la puerta lateral de entrada, al lado sur. En la actualidad la piedra fue recompuesta tras la destrucción del año 1936. La lápida mide 1,53 cm de largo por 53 cm de alto y en el centro lleva un cruz con las letras Alfa y Omega pendientes de sus brazos, siguiendo la tradición marcada por Alfonso III El Magno. Así la vemos en San Salvador de Valdediós, San Martín de Salas, en la Foncalada y en su propio palacio de Oviedo, otra lápida como ésta estaba en la derruida iglesia de San Zaornín de Puelles. En San Julián de Samos, en Lugo, también hay otra cruz parecida. En el concejo de Gijón / Xixón, la lápida de consagración de Santa María de Leorio ostenta también en su centro este signo de la monarquía asturiana.

San Martín de Salas
 Una cruz como ésta la tenemos en la lápida fundacional de la iglesia de Deva. La de la imagen pertenece a la iglesia de San Martín de Salas.

Pues hasta aquí llegamos con este pequeño recorrido por el arte asturiano de la Edad Media. Ya veis que Deva formaba parte de todo un conjunto social y artístico compartiendo multitud de elementos con edificios religiosos y civiles de todo el norte de la Península Ibérica.

Porque Deva tiene mucho para contar.

Bibliografía:

Datos extraidos del libro San Salvador de Deva y su monasterio hasta la Edad Moderna.

Fotos extraidas de fondo de imágenes propio, http://www.flickr.com, http://www.flickriver.com, http://www.todopueblos.com, http://www.asturnatura.com

2 comentarios:

Florentino González Fernández dijo...

Un díi d'estos podemos facer daqué en conxuntu respeuto la necrópolis tumular tan guapa que hai nel monte Deva.

www.asturtsalia.blogspot.com

Berto Arias dijo...

Paezme bien. Tamos en contautu.

Publicar un comentario

Muchas gracias por cada uno de vuestros comentarios.
Porque Deva tiene mucho para contar.